EPIDEMIÓLOGO DEL INSTITUTO CARRIÓN BRINDA RECOMENDACIONES PARA CONSERVAR LOS ALIMENTOS EN BUEN ESTADO

“El verano es una de las estaciones del año en la que suelen presentarse más enfermedades estomacales y muchas son ocasionadas por bacterias en alimentos mal lavados o conservados. La enterocolitis, la salmonelosis, la gastroenteritis, entre otras, son algunas de las más comunes de esta temporada de calor”, refiere el epidemiólogo Jorge Samamé Márquez.

Al respecto, el conocido especialista, quien es director de Investigación y del Centro de Laboratorio Clínico del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión, nos da las siguientes recomendaciones para conservar los alimentos en buen estado y así evitar una intoxicación o problema digestivo.

- Lavar los alimentos antes de refrigerarlos. Una manera de hacerlos es mezclando medio litro de agua con una tapita de lejía en una botella reciclada. Es importante que la botella tenga una tapa en aerosol para poder esparcir la preparación sin dificultad.

- Usar envases de vidrio porque son la mejor opción para distribuir y conservar en buen estado nuestras preparaciones, porciones de frutas, verduras, entre otros. El vidrio no contamina el sabor, se puede meter al microondas y, además, los alimentos tienen un tiempo de vida prolongado, a diferencia de los que se conservan en envases de plástico.

- No consumir alimentos preparados después de 48 horas. Es recomendable que las comidas preparadas se mantengan como máximo 48 horas dentro de un recipiente de vidrio. Al transcurrir este tiempo existen muchas posibilidades de que se fermenten y, también, de perder sus nutrientes.

- Almacenar las carnes en el congelador de nuestra refrigeradora, si no se van a consumir en ese momento.

- Conservar las frutas frescas: Aunque no es lo usual, en verano podemos almacenar alguna de ellas en la parte baja del refrigerador, con la finalidad de evitar que se arruinen pronto y así prolongar su estado fresco.

Es importante conservar los alimentos en buen estado para evitar una intoxicación o problema digestivo.

Hay que lavar los alimentos antes de refrigerarlos.

Usar envases de vidrio para guardar los alimentos.

Comparte