DIRECTOR DE INVESTIGACIÓN DEL INSTITUTO CARRIÓN EXPLICA CÓMO PREVENIR LA HEPATITIS

El director de Investigación y del Centro de Laboratorio Clínico del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión,  Jorge Samamé Márquez, nos informa  sobre los distintos tipos de hepatitis que existen y los cuidados que debemos observar, sobre todo durante esta época de pandemia, para evitar adquirir está enfermedad que podría poner en riesgo nuestra salud.

El conocido epidemiólogo refiere que la más común es la hepatitis A, que se adquiere al ingerir alimentos o agua contaminada o por contacto directo con una persona infectada. “Es muy común en niños en edad escolar, ya que consumen alimentos de forma ambulatoria y de mal procesamiento”, señala.

La hepatitis B se transmite por transfusiones de sangre, contacto con instrumentos contaminados al momento de realizarse un tatuaje o tener relaciones sexuales sin protección.

En la hepatitis C, el contagio se produce por contacto directo con la sangre de una persona infectada, material médico contaminado, relaciones sexuales o transmisión madre-hijo. Se le considera la hepatitis más peligrosa por ser silenciosa y tan alarmante como el VIH/SIDA.

La hepatitis D se produce por un virus defectuoso (carece de un genoma completo) que ingresa al organismo siempre y cuando el individuo hubiese tenido un cuadro de hepatitis B. “Se estima que el 5 % de los pacientes con hepatitis B están coinfectados por el virus de la hepatitis D, y el contagio es similar al de la hepatitis B”, explica.

Jorge Samamé, epidemiólogo del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión, afirma que las hepatitis  dejan secuelas, sobre todo la hepatitis B viral (HBV), que puede desarrollar un cuadro crónico y causar Carcinoma Hepato Celular (cáncer) o una Cirrosis Hepática. En menor intensidad la A y C, y la D, solo si la persona tuvo HBV previamente.

Refiere que la hepatitis que causa más muertes en el mundo es la Hepatitis B Viral por su capacidad para generar cuadros crónicos como los antes mencionados. En segundo lugar está la Hepatitis C Viral (HCV) por la frecuencia de contagios en jóvenes. Por último, tenemos a la Hepatitis A viral (HAV) que es mucho menor en intensidad y de fácil prevención al lavarse las manos, por ejemplo, y consumir alimentos limpios.

Respecto a la existencia de vacunas para los diferentes tipos de hepatitis, el especialista indica que existen vacunas solo para la hepatitis A y B. En caso de la hepatitis C, aún se busca una vacuna eficaz contra este virus.

Como medida de prevención, el magister Jorge Samamé recomienda evitar el contacto con alimentos contaminados, no tener relaciones sin protección, ni realizarse tatuajes en lugares que no cumplen con las condiciones sanitarias. 

La hepatitis es la inflamación del hígado.

La Hepatitis A se transmite por ingerir alimentos o agua contaminada.

La Hepatitis B se transmite por transfusiones de sangre o contacto con instrumentos contaminados.

La hepatitis deja secuelas, afirma Jorge Samamé, director de Investigación y del Centro de Laboratorio Clínico.

Comparte