COSMIATRA ROCÍO GUERRERO PARTICIPÓ EN CICLO DE CONFERENCIAS DEL INSTITUTO CARRIÓN

Conocimientos y experiencia compartió la cosmiatra Rocío Guerrero Cuevas con los estudiantes y egresados del Programa de Estudio de Cosmiatría, en la exposición virtual que ofreció en el marco del ciclo de conferencias virtuales “Nuevos retos en la atención de salud en tiempos de COVID-19”, que el Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión realizó con motivo de su 52 aniversario institucional.

El tema tratado por la cosmiatra Guerrero Cuevas fue “Reestructuración del manto epicutáneo”. Inició dando una definición del tema a fin de que los asistentes tuvieran conocimiento del mismo. “El manto epicutáneo es aquel en el que trabajamos, por eso es importante conocer su estructura antes de pretender una reestructuración o una regeneración. Para mejorarlo necesitamos conocer de qué está constituido”, manifestó.

La especialista explicó que el manto epicutáneo es un film compuesto por grasa y agua que nos protege de las agresiones externas y evita la pérdida de agua de la piel. “Básicamente es esa su función, protección. En este manto encontramos ceramidas, fosfolípidos y agua, esta última producto de la secreción de las glándulas sudoríparas”, señaló.

En su conferencia, Rocío Guerrero dio a conocer que el uso constante de mascarillas y protectores faciales está alterando la microbiota, ya que estos accesorios crean un microclima cargado de otras bacterias, razón por la cual –dijo- se están presentando muchos casos de dermatitis recurrentes en los consultorios de los dermatólogos.

“A nuestras cabinas vienen muchas personas que tienen pequeñas pápulas y sensaciones de prurito. El acné se ha activado más, y enfermedades cutáneas como la rosácea empeoran. Es por ello que los protectores faciales y las mascarillas deberían orientarse a equilibrar la microbiota, a fin de evitar estos problemas de salud que se originan porque tenemos toda esa zona del rostro cerrada”, afirmó.

Asimismo, Rocío Guerrero, quien es cosmiatra instructora de formación profesional, recomendó evitar el uso de jabones para el lavado de la cara, a no ser que sean por prescripción médica. “Si lo ha recomendado el médico úsenlo con precaución y por el tiempo indicado. Los jabones no se usan dos, tres o cuatro veces al día, no, una vez basta, y va a depender de qué tipo de piel tienen”, indicó.

Entre la serie de recomendaciones que dio  la cosmiatra a lo largo de su exposición está el de tener especial cuidado con la limpieza facial, para ello dijo es importante conocer primero qué tipo de piel tiene el paciente.

“El rostro se debe lavar con agua fría no helada. No es recomendable hacerlo con agua caliente, ni siquiera en el caso de pieles grasas. Utilizar productos limpiadores suaves sin detergentes, con PH ácidos, acorde al tipo de piel. El uso de astringentes no es recomendable porque la mayoría de ellos contienen alcohol en su formulación”, sostuvo.

“Reestructuración del manto epicutáneo” fue el título de la conferencia que dictó la cosmiatra Rocío Guerrero.

La cosmiatra Rosa Meza, docente del Programa de Estudio de Cosmiatría, tuvo a su cargo la presentación de su colega Rocío Guerrero.

Comparte