La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo



¿Sabes qué papel juegan las emociones en el ámbito laboral? Todos hemos oído hablar de ese concepto tan actual que es la inteligencia emocional, pero no todos sabemos realmente lo que implica en el trabajo. ¡Por eso es que hoy te explicamos sobre esta importante herramienta personal y empieces a aplicarla cuanto antes!

La inteligencia emocional es una de las competencias más importantes en el mundo laboral; sin embargo, no solemos prestarle la atención que se merece. Resulta ser una cualidad buscada hasta para puestos altos o directivos, pero si extendemos la inteligencia emocional en todo el personal, los resultados serán mejores y más evidentes en menor tiempo. Por tal motivo, hoy te contamos un poco más sobre la repercusión de la inteligencia emocional en el trabajo.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Antes que nada, es válido primero aclarar el concepto. Podemos entender a la inteligencia emocional como un conjunto de habilidades que nos permiten identificar y manejar nuestras emociones de la manera más adecuada, y así mantener una buena motivación y autoestima, ayudándonos a concentrar nuestro razonamiento en la resolución de problemas. En pocas palabras, con la inteligencia emocional logramos alcanzar el bienestar general.

Pero ¡ojo! La inteligencia emocional no se trata solo de nosotros, sino que también tiene que ver con nuestra relación con los demás. ¿Cómo es que nos relacionamos con nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo? Hacerlo de manera adecuada implica desarrollar un alto nivel de empatía, y, además, claro, es un factor vital dentro de una empresa.

Entonces ¿Por qué la Inteligencia Emocional es tan importante en el trabajo?

Si bien en la actualidad la modalidad de trabajo ha cambiado para muchas personas, trasladándose todo a la virtualidad, algo que no ha cambiado es la importancia de aquellas habilidades que radican en lo emocional. Incluso, creemos, que ha cobrado mayor relevancia. No te has cuestionado acaso, ¿Qué hay detrás de un mal clima laboral? ¿por qué a veces se genera un clima tenso?

La respuesta es más sencilla de lo que parece. Muchas investigaciones descubrieron que el coeficiente intelectual no es el factor determinante para un buen rendimiento laboral. Si bien la agilidad mental y cognitiva son importantes, se ha demostrado que la eficiencia y éxito de un equipo de trabajo en realidad están dirigidos por sus habilidades emocionales.

Pongamos como ejemplo el caso del líder de una empresa. Cuando el líder ha logrado desarrollar su inteligencia emocional, existen altas probabilidades de que genere un ambiente laboral que facilite el trabajo en equipo con sus trabajadores, proveedores y clientes. Esto es contrario cuando el líder de una empresa tiene bajos niveles de inteligencia emocional, pues generará inestabilidad, baja disposición a la colaboración, hostilidad, estrés y con ello altísimos índices de enfermedad, ausentismo y rotación de personal. Incluso, proveedores o clientes podrán desistir de trabajar con una empresa debido a un trabajador tóxico.

¿Cómo empiezo a desarrollar la inteligencia emocional en el trabajo?

Sabemos que la inteligencia emocional es algo que se trabaja día a día y que no podemos desarrollar de la noche a la mañana, todos llevamos nuestro propio proceso. Sin embargo, existen ciertos puntos clave que te ayudarán a comenzar el proceso contigo mismo y tu entorno, a continuación, te los compartimos.

  • Tómate un tiempo para conocerte a ti mismo


Lo primero que hay que hacer es analizarnos a nosotros mismos. Aprende a escucharte para saber qué te causa estrés, qué te motiva, cuáles son tus aciertos o defectos; desarrolla un profundo autoconocimientos sobre todo eso, así podrán distinguir las cosas buenas que tienes y las que tienes que trabajar para ser la mejor versión de ti.

  • Aprende a escuchar


Así como debes ser capaz de escucharte a ti mismo, también debes aprender a escuchar a las demás personas, no con la intención de responder, sino de aprender de y entender. ¡Se empático! Pues escuchar de manera objetiva te permitirá resolver problemas de mejor manera y tomar decisiones objetivas y claras.

  • Desarrolla nuevos hábitos


En este punto ya debemos tener muy claro que las emociones son altamente contagiosas. El simple hecho de pedir las cosas con buena actitud tiene un efecto directo en tu ambiente de trabajo. Las probabilidades serán que tu equipo empiece a replicar estas actitudes positivas. Asimismo, el hablar abiertamente y con cortesía sobre un problema generará mayor confianza en tus compañeros de trabajo para comunicarse.

  • Comunícate de manera asertiva


Por último y no menos importante, procura comunicarte asertivamente. Esto implica que busques el momento, el lugar y el tono adecuado para tratar con un problema. Es necesario que hables abiertamente sobre las consecuencias del error cometido tanto en el plano profesional, así como emocional. Pero sobre todo se trata de enfocarte en la resolución de problemas.

¡Eso es todo! Si llegaste hasta aquí esperamos que este artículo haya aclarado tus dudas y puedas poner en práctica lo aprendido cuanto antes en tu trabajo

Noticias relacionadas

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed eiusmod tempor

INSCRÍBETE AQUÍ

Carrión - Icono Whatsapp Carrión - Icono Messenger