DOCTOR JUAN PARREÑO, DOCENTE DEL INSTITUTO CARRIÓN, DA A CONOCER LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE MEDICAMENTOS QUE SE USAN EN EL TRATAMIENTO DE PACIENTES CON COVID-19

El doctor Juan Manuel Parreño Tipián, docente del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión, informa, en su calidad de químico farmacéutico, sobre las reacciones adversas que tiene en nuestra salud el uso sin receta médica de medicamentos como la ivermectina, azitromicina e hidroxicloroquina en el tratamiento de pacientes con COVID-19.

El reconocido especialista manifiesta su preocupación por la compra y utilización de estos medicamentos sin receta médica, a raíz de la propagación del nuevo coronavirus y la enfermedad COVID-19, solo porque escuchó que otras personas lo hicieron o por la difusión en los medios de comunicación.

“La ivermectina, que se utiliza desde hace muchos años como un antiparasitario de amplio espectro en los animales y que luego se administró en humanos, no se puede usar sin prescripción médica porque produce reacciones adversas como hipersensibilidad, prurito, artralgias, mialgias, edema, erupciones cutáneas, cefaleas, náuseas, vómitos, disnea, etc.”, señala.

“Lo mismo ocurre con la azitromicina, que es un antibiótico semisintético que pertenece al grupo de los macrólidos. Presenta como reacciones adversas a nivel gastrointestinal: náuseas, vómitos, diarreas y dolor abdominal; así como rash, urticaria o prurito, eritema multiforme, alteraciones hepáticas, problemas cardiovasculares, entre otros efectos nocivos”.

“En el caso de la hidroxicloroquina, un derivado de la cloroquina, utilizado desde muchos años en el tratamiento del paludismo, tiene una toxicidad de producir arritmias ventriculares, miopatías musculares, trastornos hapatobiliares, urticarias, erupciones cutáneas, prurito e incluso mutagénesis y carcinogénesis”, advierte.

Debido a ello, el doctor Parreño recomendó a la población no automedicarse para tratar la COVID-19. “Todo medicamento tiene efecto secundario y puede ser riesgoso para la salud. Últimamente se viene propagando la asociación de hidroxicloroquina con azitromicina, la cual no está dando los resultados deseados; muy por el contrario se están encontrando serias intoxicaciones al realizar esta asociación, por los efectos adversos que traen cada uno de ellos”, precisa.

El doctor en Farmacia y Bioquímica afirma que quienes deben prescribir son los médicos. “Son ellos los que determinan la dosificación de acuerdo al estado de salud de cada persona. Y es responsabilidad de las farmacias y boticas expender el medicamento con receta médica actualizada”, expresa.

En ese sentido, el doctor Parreño resaltó la importante labor que cumplen los químico-farmacéuticos y los técnicos en Farmacia en la cadena de salud. “Son ellos los que tienen que brindar asesoramiento e información veraz sobre los medicamentos. Y es aquí donde el Instituto Carrión tiene la gran responsabilidad de formar buenos profesionales técnicos en Farmacia, con vocación de servicio como lo viene haciendo”, afirma.    

Comparte