DOCENTE DE COSMIATRÍA DE CARRIÓN ACONSEJA A NUESTROS ESTUDIANTES Y EGRESADOS CÓMO REINVENTARSE POSPANDEMIA COVID-19

“A raíz de la pandemia causada por el nuevo coronavirus, muchos cosmiatras están cerrando sus negocios porque no saben cómo afrontar esta situación. Esa no es la solución; al contrario, es el momento para que los profesionales de la estética, y en esto incluyo a mis alumnos, aprovechemos la oportunidad para reinventarnos y trabajar en las nuevas necesidades que se han generado en este campo”, manifestó Rosa Meza, docente del Programa de Estudio de Cosmiatría del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión.

“Por ejemplo –dijo la especialista–, todos usamos mascarillas y solo se nos ve los ojos, entonces propongamos a los clientes hacerles cejas permanentes, así ya no tendrá que pintarse constantemente las cejas, esta aplicación se lo podemos ofrecer también a las personas mayores que por la falta de pulso o la disminución de la visión se maquillan de forma irregular. Es una buena alternativa que podemos proponer”, manifestó.

Otra de las alternativas que propuso la profesional fue realizar tratamientos reductores. “Durante el confinamiento obligatorio muchas personas han subido de peso, ya sea por sedentarismo, estrés u otras causas, y ahora que ya están saliendo querrán verse más delgadas. Nosotros podemos visualizar esta necesidad y brindarle estos servicios”, indicó.

Para reinsertarse con éxito al mercado laboral, la cosmiatra docente del Instituto Carrión recomendó a nuestros alumnos y egresados comenzar desde abajo. “Lo bueno de nuestra especialidad es que no necesitamos de un local para atender a nuestros pacientes, podemos hacerlo en cabinas pequeñas que podemos instalar en nuestras casas, con aparatos pequeños, e ir creciendo poco a poco”, sugirió.

Desde su experiencia, Rosa Meza, quien también forma parte del staff de profesionales de la Clínica González, recomendó implementar la pequeña cabina con una camilla, un biombo y utilizar para los tratamientos una línea cosmética de alta calidad, a fin de ofrecerle al cliente un buen servicio, que repercuta a futuro en nuevos clientes.

Asimismo, les aconsejó hacer uso de la tecnología para dar a conocer su trabajo. “Las redes sociales son una herramienta indispensable para todo profesional. Muchas de las cosmiatras bombardean a los pacientes con promociones y eso no es bueno. Lo que podemos hacer es, usando estos medios, brindarles información, tips, así iremos haciéndonos conocidos”, expresó.

Respecto a las máquinas que deben comprar para iniciar su negocio, la cosmiatra sugirió que sean portátiles. “No compren máquinas grandes y de última generación, que sean pequeñas para que puedan recuperar lo invertido y así ahorrar y tener un capital para ampliar el negocio. En aparatología empiecen con las máquinas básicas”,  aconsejó.

Rosa Meza, docente del Programa de Estudio de Cosmiatría, recomienda reinventarse y ofrecer servicios de acuerdo a las nuevas necesidades del paciente.

Los tratamientos reductores son una de las alternativas que los cosmiatras pueden ofrecer a sus clientes.

Comparte