“ALIMENTACIÓN DEL PACIENTE CON COVID-19”, CONFERENCIA DICTADA POR EL NUTRICIONISTA ERNESTO HUAPAYA

“Si mejoramos nuestros estilos de vida podemos tener una mejor alimentación y un mejor manejo del sistema inmunológico”, manifestó el Lic. Ernesto Huapaya, docente del Programa de Estudio Nutrición y Dietética del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión, en la conferencia dictada en el IV Encuentro de Técnicos en Salud.

La disertación del licenciado Huapaya, nutricionista de profesión, estuvo centrada en la alimentación del paciente con COVID-19. “La labor del nutricionista es ardua en estos momentos en todos los hospitales del país, y estamos trabajando de la mano, en esta primera línea de batalla, con los técnicos y auxiliares en nutrición, que son nuestro brazo derecho en la implementación de los planes nutricionales”, señaló.

Durante su exposición, el también especialista clínico del Hospital San Isidro Labrador abordó el tema inmunológico, la prescripción nutriterapeútica y dietoterapéutica en pacientes afectados por la COVID-19. Asimismo, dio a conocer algunos estudios científicos sobre nutrientes para personas afectadas por esta enfermedad. Se refirió también a la inocuidad alimentaria en servicios de alimentación hospitalaria.

“La labor nuestra y de todo el equipo de trabajo en un servicio de alimentación va más allá de proveer un régimen dietético. Es importante tener una atención nutricional adecuada para cada uno de los pacientes, porque de acuerdo a los objetivos que nos planteemos va a incidir en la morbimortalidad de los pacientes y por lo tanto va a haber una reducción de costos en el tema de la atención hospitalaria”, afirmó.

Ernesto Huapaya sostuvo que las personas con un estado nutricional adecuado, con un balance apropiado entre macro y micronutrientes, presentan menos probabilidades de desarrollar cuadros graves de esta enfermedad. “Algunos nutrientes que pueden mejorar este proceso son el selenio, zinc, cobre, hierro y las gamas de las vitaminas del complejo B, vitamina C-E, Vitamina A y Vitamina D”.

Informó que los alimentos ricos en zinc son los alimentos de origen animal, la palta, los frutos secos y las menestras. El selenio es un nutriente que se puede encontrar en las nueces, carnes de cerdo, ajos, huevos, pan, pescado. El cobre, en diversas frutas y verduras, cereales, legumbres, carnes rojas, pescados y mariscos. La vitamina E está en aceites, frutos secos, algunas semillas, entre otros.

La vitamina D se obtiene de los alimentos lácteos, pescados grasos como el salmón, el atún, la caballa, el hígado de res. La vitamina B12 se encuentra en diversas verduras, productos integrales y alimentos de origen animal.

“Estos son nutrientes que mejoran nuestro sistema inmunológico, por eso es importante considerarlos y deben estar incluidos en el consumo alimentario de una persona sana y de los pacientes que están combatiendo la enfermedad de la COVID-19, día tras día”, indicó.

El especialista dijo también que es importante realizar un trabajo de educación alimentaria nutricional y enseñarle a la población, a través de diversas formas, a escoger lo menos malo.

“Podemos obtener alimentos de alta calidad a bajo costo como las menestras, que si lo combino con un cereal puedo obtener una proteína de muy similar valor que un producto de origen animal. Asimismo, hay que priorizar las frutas y verduras de estación”, recomendó.

Lic. Ernesto Huapaya, docente del Programa de Estudio Nutrición y Dietética.

Minerales que fortalecen nuestro sistema inmunológico.

“Alimentación del paciente con COVID-19”, título de la conferencia que dictó el nutricionista Ernesto Huapaya.

Comparte